Entradas con la Tag “Nagasaki”

Nagasaki. 9 de agosto de 1945. Después del lanzamiento de “Fat Man”

 En todo conflicto humano, y la guerra es el más cruel de los conflictos, hay siempre diferentes visiones, tanto del mismo conflicto en sí, como de sus efectos o de sus consecuencias. Ni siempre, ni todo es blanco o negro. Entre lo blanco y lo negro hay infinitos matices de gris y, además, todos los colores.

   Con ocasión del bombardeo con las dos primeras bombas atómicas lanzadas en un escenario bélico, “Little Boy” sobre Hiroshima, el 6 de agosto de 1945, y “Fat Man” sobre Nagasaki el día 9 de agosto de 1945,  de cuya fecha se cumplen, precisamente hoy, sesenta y siete años, más de los que contamos algunos de los que aquí escribimos, se han aventurado las más dispares hipótesis sobre la justificación de su empleo.  

En el siguiente artículo, por nuestro viejo amigo Fernando Vaquero Boté se hace un detallado análisis de la situación, a partir de las bajas experimentadas en cada uno de los bandos beligerantes en la “Guerra del Pacífico”. Que cada cual elabore su propia conclusión.

Me pide Fernando que, ante las dificultades que tiene para exponerlo en Facebok, lo haga en la Llanura de Palmaria. Con mucho gusto, paso a cumplir el encargo.

   Dice así:

“La ignorancia es fuente inagotable de majaderías sin cuento. Los pacifistas, últimos culpables de casi todas las catástrofes bélicas que han asolado la humanidad desde los albores de la historia, suelen hacer un penoso alarde de falta de información acompañada de un irritante sentido de no se sabe qué especie de falsa superioridad moral que les permite dar lecciones de ética a los demás mortales.

Hiroshima, 6 de agosto de 1945. “Little Boy”

Curiosamente, una y otra vez sucede que los pacifistas (grupo formado principalmente de asquerosos cobardes, viles traidores, ignorantes satisfechos, necios redomados, supervivientes profesionales, manipuladores al servicio de intereses turbios, rojiprogres elitistas y a veces etilistas), y por supuesto muchas almas cándidas ingenuas y bienintencionadas, tienen que sobrevivir gracias al sacrificio de los demás, que pagan con su sangre, su sudor, sus lágrimas y su esfuerzo (cosa ésta última que se suele eliminar de la clásica cita de Winston Churchill) su equivocada y demodée teoria buenista. Ejemplos los hay hasta aburrir a lo largo de la Historia, pero para poder conocerlos hacen falta al menos dos condicionantes: querer abrir los ojos y leer. Parece fácil, pero para muchísimos bípedos implumes descerebrados es un esfuerzo que supera sus posibilidades.

   Viene ésto a cuenta de la habitual y estéril polémica que se desata cada año a costa del aniversario de Hiroshima y Nagasaki. Como siempre, los pacifistas, antioccidentales en particular y antinorteamericanos en general, argumentan memeces que no merecen  ser desbaratadas, olvidando que todo comandante en jefe de unas fuerzas armadas tiene la sagrada e ineludible obligación de preservar AL PRECIO QUE SEA la vida de cada uno de sus hombres. Y de llevarlos a la victoria. Sobre todo cuando se enfrentan a un enemigo tan especial como lo eran los japoneses en la Segunda Guerra Mundial. 

   Olvidemos el Día de la Infamia. No vamos a recordarlo. Pero quienes afirman que sin el lanzamiento de las dos bombas atómicas Japón se hubiera rendido mienten descaradamente o rebuznan a gañote libre, por no tener ni idea de lo que sucedió entre diciembre de 1941 y agosto de 1945.
 

Nagasaki, 9 de agosto de 1945. “Fat Man”.

Conviene recordar que los japoneses, entre otras “ hazañas” asesinaron de las maneras más crueles que  imaginarse puedan a más de 250.000 civiles chinos, ancianos, mujeres, niños, enfermos y prisioneros de guerra durante la conocida como “Violación de Nanking” que tuvo lugar a lo largo de una espantosa semana de 1937. Algunos historiadores elevan la cifra a más de 370.000 víctimas y es curioso que entre los occidentales que intentaron frenar aquella matanza, hubiera un alemán, miembro del partido nazi y hombre de negocios establecido en Nanking que llegó a interceder ante el mismísimo Hitler para que intentara detener aquél horror. Pues ésos eran los mismos que hubieran defendido Japón hasta la última gota de su sangre. 

   Es un ejercicio un tanto arriesgado calcular cuánto tiempo más hubiera durado la guerra y cuántos soldados norteamericanos hubieran perdido la vida. Estimaciones de los estados mayores militares hablan de un año de combates y alrededor de un millón de japoneses muertos antes de que llegara el fin de la lucha. Se estima que entre 150.000 y 300.000 norteamericanos y aliados hubieran caído. Evidentemente, Hiroshima y Nagasaki fueron un enorme ahorro de vidas, esfuerzos y, sobre todo, de muertos propios.

   Me he permitido confeccionar un listado de las principales batallas que se libraron en el frente del Pacífico una vez detenido el avance japonés. No se citan las que tuvieron lugar antes hasta la batalla de Midway  ni los muertos civiles, aviadores o marinos caídos. Os muestro en números redondos las bajas mortales de japoneses y americanos y la duración de los combates. No incluyo muchas acciones de guerra libradas en pequeñas islas a nivel de batallón, que incrementarían la lista de forma notable. Por citar una, menciono la de Gavutu – Tulagi, una isla cuya ocupación costó tres días de combates y la vida a 120 norteamericanos y 850 japoneses. Después de echarle una ojeada a este listado ¿ alguien puede seguir pensando que no debieron lanzarse las dos bombas atómicas y que era mejor conquistar Japón a punta de bayoneta hasta repetir la foto de Joe Rosenthal en Iwo Jima en lo alto del Fujiyama?

 Episodios bélicos

Japón  

U.S.A

Duración
(m) meses (d) días

Luzón – Manila 217.000 35.000 3 m
Okinawa  95.000 12.500 3 m
Marianas – Palau 65.000 9.500  5 m
Birmania 31.000  *22.200 40 m
Guadalcanal   31.000 7.100  6 m
Saipan                                                              29.000 3.400  15 d
Iwo Jima 20.000 6.700 2 m
Guam 18.000   3.000 1 m
Peleliu 9.900 6.600 3 m
Kokoda  ( Papúa ) 6.500 630 4 m
Tinian   6.000 330 6 d
Buna Gona 6.000 2.300 3 m
Tarawa  4.700 1.000 3 d
Aleutianas 2.400 1.400 13 m
Bajas totales 541.500 111.660  

* Tropas británicas, australianas, neozelandesas, hindúes y locales.

Un cálculo grosero nos indica que cayeron sólo en estos escenarios y en la fase de contraataque norteamericano, 541.500 soldados japoneses por 111.660 estadounidenses.

 Obsérvese que suelo japonés eran Tarawa, Saipan, Tinián, Okinawa e Iwo Jima, escenarios donde la proporción de víctimas entre unos y otros se dispara espectacularmente en contra de los japoneses. Esas cifras dan idea de lo que hubiera costado la conquista de Japón por medios clásicos.

 Bueno, pues los pacifistas seguirán dando la brasa”.

Fdo.: Gandalflevieux.

Queda abierto para debate.

 

Comentarios 42 comentarios »