LLANURA DE PALMARIA » LA IZQUIERDA ESPAÑOLA VIAJA EN PRIMERA, CON TU DINERO.

 Hladería

La política es un gran negocio, es como una heladería, hay para todos los gustos. Según tu estado de ánimo encontrarás una sucursal política que te represente. Que eres trabajador explotado, pues allí esta tu representante despotricando contra las empresas. Que prefieres tocarte las narices en casa y cobrar subsidio, pues esta tu representante diciendo que el dinero público no es de nadie. Que quieres un trabajo y resulta que ese trabajo despreciado lo tiene un inmigrante, pues seguro encontrarás quien pretende echarlos cuando ya no nos sirven. Que nos gusta la fiesta y reunirnos a tocar la flauta, pues también podrás servirte a la carta con pseudouniversitarios y filósofos de medio pelo. Si te gusta trabajar y que no existan los vagos, pues hay un menú específico para el caso.

Lo que debes entender es que los políticos contemporáneos no están al servicio de la sociedad como deberían. Ellos llegan al poder gracias a una financiación de campaña que alguien paga, y representando intereses empresarios siempre y en busca de poder. Incluso el marxismo, disfrazado de fuerza del pueblo, se cargó a sus detractores asesinándolos. Todo sea por el poder, vale todo, el fin justifica los medios.

Nuestro mundo es cíclico, no existen las vacas gordas eternamente. Somos imperfectos y como tales funcionan nuestros gobiernos. Nos cansamos de leer fábulas pero ni las aprendemos ni las empleamos. Y si destacamos en algo carecemos en lo otro. Somos intolerantes y egoístas. No decimos la verdad, la falsedad es innata.

Cuando creemos que hemos dado un paso hacia nuestra libertad individual es siempre en detrimento de otro. Somos cerrados de mente, no entendemos que la educación o la forma de asimilarla es diferente en cada individuo. Ni somos todos borregos y tampoco es posible contentar a cada uno. No existe una fórmula exacta y automática. Si mañana somos mas sabios que hoy, entonces ayer sabíamos menos y pudimos equivocarnos.

Hace tiempo que no me fío nada de los que enarbolan políticas de estómago aprovechandose de la desgracia ajena. Son mas temibles e hipócritas que los que directamente enseñan su juego. Y este personaje es otro más de los que llevan doble discurso.

Juan Manuel Sánchez Gordillo , alcalde de Marinaleda y de izquierdas,  viajando en primera y a Venezuela, seguramente para continuar aprendiendo esa política de empobrecer a los pueblos.

Pablo Mesones Moure

37 comentarios en “LA IZQUIERDA ESPAÑOLA VIAJA EN PRIMERA, CON TU DINERO.”
  1. Erik-Vikinga dijo:

    Totalmente de acuerdo Pablo,es verdad que no tenemos una clase politica que nos merezca confianza,pero no porque no sepan hacer las cosas ni contentar a todos,eso es imposible,es porque falta honradez.Respecto al mamarracho de Marinaleda,sin comentarios,solo verlo me produce urticaria,y como ese otros,la gran mayoria se gastan nuestros recursos en vivir una vida de lujos que con lo que está pasando,deberia caerselos la cara de verguenza.
    No sé si seré una ilusa,pero no quiero perder la esperanza de ver a un politico decente y capaz,que nos saque de nuestras tribulaciones y no solo economicas,también sociales,en temas de terrorismo,del aborto por supuesto de educación etc..Y SÍ SE PUEDE HACER.

  2. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 7 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Pablo, Cándido, Venancio, obispos; Licarión, presbítero; Pedro, presbítero y mártir; Walabonso, diácono y mártir; Isaac, Abencio, Jeremías, Sabiniano, Wistremundo, monjes y mártires; Acacio, Alderico, Eugenia, Valentín, Juan, Tarasio, Sancho, Godescalco, mártires; Antonio María Gianelli, confesor; Roberto, abad; Ana García, virgen.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  3. Wolfson dijo:

    Interesante conocer el testimonio de los mártires cordobeses, en respuesta al cadí SAid-ben-Soleiman, en respuesta al martirio por decapitación del joven sacerdote Isaac, un 7 de junio.

    “Seis hombres que vestían con cogulla monacal se presentaron el domingo, día 7, ante el juez musulmán, diciéndole:

    «Nosotros repetimos lo mismo que nuestros hermanos Isaac y Sancho; mucho nos pesa de vuestra ignorancia, pero debemos deciros que sois unos ilusos, que vivís miserablemente embaucados por un hombre malvado y perverso. Dicta sentencia, imagina tormentos, echa mano de todos tus verdugos para vengar a tu profeta».

    Eran Pedro, un joven sacerdote, y Walabonso, diácono, nacido en Niebla, ambos del monasterio de Santa María de Cuteclara; otros dos, Sabiniano y Wistremundo, pertenecían al monasterio de Armelata; Jeremías era un anciano cordobés que había sido rico en sus buenos tiempos, pero había sabido adaptar su cuerpo a los rigores de la penitencia en el monasterio de Tábanos, que ayudó a construir con su fortuna personal, y ya solo le quedaba esperar el Cielo y, otro tabanense más, Habencio, murieron decapitados.

    En unos días, ocho hombres fueron mártires de Cristo.”

    ¿Tendríamos nosostros hoy la misma valentía? Ante el cariz que están tomando las cosas en Eurabia, será cuestión de írselo planteando seriamente.

  4. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 8 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Maximino, Medardo, Gildardo, Clodulfo, Disibodo, Severino, Gaudencio, Eutropio, Eustolio, Heraclio, Fortunato, Guillermo, obispos; Salustiano, Sira, Victorino, confesores; Calíopa, mártir; Mario, eremita; Sabiniano, abad.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  5. Wolfson dijo:

    Buen artículo, Pablo, poniendo en evidencia el mercado indigno en que se ha convertido la “re publica” nacional.
    Resulta muy desconsolador comprobar cómo, merced a este engendro de Constitución por las ambigüedades que la misma contiene ya desde su título preliminar y la falta de firmeza de los partidos mayoritarios que se suponen nacionales, la política nacional es la del mercadeo al mejor postor con asuntos tan graves como la propia esencia de España.

    A la postre nos va a pasar con ella como con el “Deseado” Fernando VII, Rey Felón.
    La diferencia es que ahora no tenemos ni un Riego, ni un Torrijos, ni, andando el siglo, ya con su hija en el trono, un Espartero o un Prim, que pongan orden en este lodazal de zahurda en que han convertido la política nacional.

    ¡CORTESCONSTITUYENTES YA!

  6. Caperucita dijo:

    CRÓNICAS GABACHAS (I)

    Comienzo las crónicas de mi periplo gabacho. Acostumbro a hacer algo más detallado e ilustrado en cada viaje que hago que merezca la pena. Pero ya comprenderéis que no voy a colgar aquí un mamotreto de ochenta o cien páginas y con afotitos. A quienes les interese tal mamotreto, que se me apunte por emilio y se lo mandaré en PDF tan pronto como lo acabe. Ahí va eso.

    27-05-2012

    Madrugón indecente. Levantado desde antes de las cuatro de la mañana para llegar a tiempo al aeropuerto, ya que la facturación empezaba a las seis, pero lo conseguimos. Curiosamente nadie nos pidió documentación alguna para embarcar, así van las cosas en España. A la hora señalada salió el avión de Vueling, un Airbús A-320 que es lo mismo que decir una lata de sardinas volante; pero, por fortuna, debíamos llevar viento de cola porque cubrimos el trayecto Sevilla-París ganando veinticinco minutos sobre la hora prevista, según nos dijo el comandante por la megafonía del aparato. Rápido trámite de recogida de equipajes en Orly y ya estábamos en el autobús que nos llevaría durante todo el viaje. Como ya comenté antes, nadie nos pidió nada más que la tarjeta de embarque y hubiéramos podido viajar con el nombre de Ben Laden o Arnaldo Otegui que no hubiera pasado nada. ¡Y luego dicen que no existen los ángeles de la guarda!

    Esta vez, aunque no me gusta demasiado hacer esto, hemos hecho el viaje en manada; pero una manada en la que casi todos nos conocíamos para bien o para mal porque éramos todos antiguos compañeros de la misma empresa. Aunque todo hay que decirlo y diré que el tema del trabajo que tuvimos hace años no fue un asunto recurrente y sólo fue citado de pasada en muy pocos casos. Eso ganamos y nos evitamos peleas, porque cuentas pendientes sí que las había. En fin, pelillos a la mar que el tiempo lo borra casi todo.

    Al igual que en el viaje a Irlanda de hace algunos años, como guía acompañante llevábamos al mismísimo dueño de la agencia de viajes. Un hombre muy simpático y bastante trápala que responde al nombre de Rafa. Con más tablas que IKEA nos amenizó el viaje a base de ocurrencias e improvisaciones que llegaban a ser hasta divertidas, con lo que compensaba su escaso o nulo conocimiento del idioma, ya que habla un inglés muy fluido pero se pierde en francés y, para quienes ya conocíamos París, sus meteduras de pata eran memorables confundiendo barrios. En resumen, que no nos aburrimos. Para mi asombro, a las 9:30 de la mañana teníamos veinticuatro grados en París; presagio de lo que más tarde se nos echaría encima en forma de calor sofocante y húmedo y que nos atormentaría durante los cinco días que estuvimos allí y que sólo nos abandonaría en otras regiones de Gabacholandia. Y para que un sevillano se queje del calor, ya os hacéis una idea de la que estaba cayendo.

    Recogimos a una guía para hacer una visita panorámica de la ciudad, cosa que nos mantuvo ocupados bastante rato. Una cosa que desconocía en la práctica pero de la que ya tenía noticias anteriores, era que la Plaza de la Estrella es la única rotonda de Europa en la que la preferencia la tiene quien se incorpora a ella, al contrario de lo que ocurre en todas las demás que tenemos que ceder el paso a los que ya circulan por ellas antes de entrar. De cualquier forma, esto es la teoría porque los conductores parisinos son casi tan suicidas como los romanos y hacen lo que les da la republicana gana en semáforos, pasos de peatones, direcciones prohibidas, etc. El guía nos mostró lo más interesante -a su juicio- de la ciudad y después nos dejaron a orillas del Sena, cerca del Louvre, para que el autobús aparcara mientras íbamos al restaurante. Gracias a Dios que más de la mitad del grupo ya conocía París y por eso llegamos todos al 206 de la calle Rivoli sin más novedades que el fastidio del calor sofocante.

    A pesar de ser un autoservicio para turistas y ser muy mediocre, la comida francesa casi nunca defrauda y hace honor a su fama. Además, estos gabachos son menos tacaños que los italianos y no te cobran el agua del grifo; algo es algo. Lo peor de los restaurantes baratos de París es el hacinamiento que hace que cuando cortas el filete le sacudes codazos a tus compañeros de mesa durante la maniobra y cuando quieres ir al baño tienes que levantar a veinte personas para abrirte paso. Es una de las perversidades de esta ciudad tan turística. ¡Bueno! París bien vale algunas molestias.

    Salimos de aquel lugar al que volveríamos en días sucesivos y nos llevaron a la Torre Montparnasse. Para mi disgusto, la última planta estaba en obras y las bonitas tiendas que tenía estaban cerradas provisionalmente. Pero me acordaba perfectamente de la ubicación de los baños y eso nos permitió a algunos expedicionarios volver más tranquilos al autobús que nos llevó al Sena para embarcarnos en los barcos moscas para ver París desde el río. Y ahora aclaro lo de las moscas para quiénes no conozcan la Cité Lumière de las narices. Resulta que París tiene varios servicios turísticos fluviales cuyos precios varían de doble a mitad; y la empresa de Bateaux Mouches o Barcos Moscas, es la más baratita dando el mismo servicio. Misterios de París. El caso es que embarcamos para darnos un largo, largo paseo por el Sena, comentado por megafonía en francés, inglés, español y, en ciertos puntos muy interesantes, japonés y chino. Porque los turistas chinos eran plaga en toda Francia, para desgracia de todos, dejando una estela de su perfume característico a sobaquina concentrada y sus muestras de esmerada educación comunista consistente en abrirse paso a codazos y escupitajos. Algún pisotón y patada disimulada se llevaron los muy guarros. Se lo merecieron. Y mis zapatos de aventura son bastante crueles y duros. En el barco, una nube de ellos se acomodó a proa y, de pie, tapaban la vista de los demás. Una familia francesa que viajaba sentada cerca no les decía ni mu, pero bastó que algunos se retiraran y yo me colocara delante para hacer fotos, para que el paterfamilias me tocara en el codo llamándome la atención por taparle la vista. Me volví y le dije:

    -A ellos no le dice usted nada y a mí sí ¿Por qué?- No contestó el muy cabrón.

    Hice mis fotos y me retiré. Después llegó Futura y se repitió la misma escena. Ella le respondió igualmente, pero en español y el pájaro tuvo que joderse de nuevo.

    Acababa la travesía y me dí el gustazo de ver a un empleado de las moscas echar de mala manera a un chino que estaba sentado en una borna de amarre a proa con serio peligro de quedarse sin cara en el atraque ¡El muy idiota! El barco atracó y nos largamos, no precisamente con viento fresco porque hacía un calor de mi demonios. Allí fuimos abandonados a nuestra suerte con una cita a las nueve en el restaurante Hellenis, muy cerca del barrio latino, cosa que aprovechamos para dar un paseo antes de cenar. Tras la cena nos fuimos al hotel que estaba en el quinto infierno.

    El Ayuntamiento de París no cubre toda su área urbana -sólo tiene un censo de dos millones de habitantes- y hay muchos otros ayuntamientos de la periferia que están unidos urbanísticamente hablando a París y que juntan unos catorce millones de almas. Ese era el caso de la ubicación de nuestro hotel. El Mercure Ivry sur Seine que, como su nombre indica, estaba en el pueblo de Ivry muy pegadito a París y sin solución de continuidad con la gran urbe. El hotel Mercure Ivry es un hotel turístico de cuatro estrellas que en España y hace años no habría alcanzado las tres ni de cachondeo. No olvidemos que España es la primera potencia mundial en turismo y con mucha diferencia, aunque ahora y con la influencia de Europa, la cosa ha degenerado mucho. El caso es que las habitaciones no están demasiado mal, pero los baños… ¡Ay, los baños de Francia!

    Parece mentira que la nación que justamente se precia de haber inventado el bidé, no disponga de tan útil artilugio nada más que en pocos sitios ¡Cómo echo de menos mi hotel Aviatic Saint Germain de otras veces! El servicio higiénico del Mercure y de los demás hoteles que hemos pateado consistía en un cuartito en el que estaba el retrete; sin más lavabo ni nada de nada. Aparte, un cubículo de cristal que contenía la ducha y un lavabo muy de diseño y pretencioso, eso sí. Y con el susodicho lavabo a una altura tan estratégica que te jugabas los cataplines al acercarte demasiado. Por suerte, el cristal se volvía opaco al apretar un interruptor. Todo quizá pensando en el erotismo de ver a la pareja ducharse, pero maldita la gracia que me hace a mi edad. Repito que, por suerte, el cristal se volvía opaco y no se daba el ridículo espectáculo de dejar ver un viejo en cruda pelota. ¡Guarros!

    La cama era inmensa y carecía de sábana superior que estaba sustituída por un gran edredón. Con el calor que hacía y la ventana condenada, optamos por poner el edredón como la espada de Tristán de Leonís, en medio de nosotros cual si fuéramos Tristán e Isolda y, tras consultar el correo, la prensa y escribir emilios a nuestras hijas, nos entregamos a Morfeo. Era ya de madrugada y el agotamiento hacía huella. Mi lesión de columna, aun no curada, pasaba su factura y la seguiría pasando el resto del viaje. Con mi pie derecho parestésico perdido desde hacía muchas horas, me quedé fritito.

    (Continuará)

  7. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 9 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Efrén Siro, diácono y doctor; Jorge, Ricardo, Maximiano, obispos; Tecla, Mariana, Marta, Amai (o Enneim), Diómedes, Ananías, Cuadrado, mártires; Primo, Feliciano, mártires; Vicente, diácono y mártir; Pelagia, virgen y mártir; Columba o Columkill, abad; Julián, monje; beato José Anchieta.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  8. Wolfson dijo:

    Muy buena, Maese Cape.

    Ahí en ese pueblecito de Ivry-sur-Seine, tuve durante mucho tiempo familia; se trata de Roberto, uno de los primos de mi madre, de los exiliados de pequeño después de la guerra civil, empleado en las Usines Renault, y su esposa, una encantadora francesa, Michele, empleada en el Ayuntamiento de París. Hoy, ya jubilados, viven en los alrededores de Burdeos. Me tienen invitado a visitarlos desde hace un porrón de tiempo y nunca he podido atender su invitación, cosa que me gustaría hacer.

    Supongo, pues no lo dices, que todavía sigue en la explanada del Louvre el mamotreto de la pirámide de cristal que el crápula y megalómano socialista, antes nazi, François Miterrand, se empeñó en plantar en la explanada para romper la armonía de la fachada del Louvre, quizás por oscurecer al anterior presidente Pompidou con su “cosa” esa postmodernista e inclasificable del Centro de Arte Pompidou.

  9. Caperucita dijo:

    Pues sí, Wolfson. Allí sigue ese horror que sirve de entrada al Louvre, aunque en esta visita hemos entrado por otra puerta para ahorrarnos colas al sol. La pirámide pega en ese patio lo mismo que un Cristo con dos pistolas al cinto, pero a eso le llaman arte y la gente se lo cree. Estuve debajo de ella y el calor era insufrible.

    Abrazos,

  10. Wolfson dijo:

    Tú que puedes, asiste.

    Las víctimas te lo agradecen.

  11. Caperucita dijo:

    CRÓNICAS GABACHAS (II)

    28-05-2012

    A la luz del día y algo menos cansado tras dormir algunas -pocas- horas, traté de hacerme al lugar. El hotel estaba situado a orillas del Sena como indicaba su nombre, pero entre el río y nosotros se alzaba la muy romántica vista de una espantosa fábrica de cemento y, como pude luego comprobar, había muchas más por la zona; se notaba que aprovechaban el emplazamiento para que el transporte fluvial de áridos saliera baratito, como así también comprobé que utilizaban pontones grandes para ese transporte. Para compensar la belleza de las vistas de la fachada, a espaldas del hotel había un gran patio con parterres de plantas entre las que sobresalían las hierbas aromáticas, más una serie de bancos de madera. En el centro del patio se alzaba la figura cumbre de la decoración del mismo: una fuente seca que albergaba una chapa corrugada de acero inoxidable cortada por la mitad, que formaba un plano inclinado por una parte mientras mostraba una superficie curva en la otra. Arte puro cuyo significado habían comprendido perfectamente los vecinos de la zona, adornando la fuente con latas vacías de Coca-Cola y desperdicios varios para complementarla dignamente con lo que se merecía.

    Dejando atrás la belleza de semejante engendro “ultramoelno” nos fuimos a desayunar y eso sí que merecía la pena porque los cruasanes estaban recién hechos y no había límite en el servicio; o sea, que nos pusimos hasta la corcha sin pensar en los kilos de más que íbamos a traer de vuelta, como así ha sido. Después, embarcamos en el autobús que nos llevó a la Isla de la Ciudad para visitar Notre Dame que, como ya relaté hace años, está tan bien restaurada que parece falsa y recién hecha a pesar de su edad. La verdad es que Notre Dame de París se merece cuantas visitas sean posibles porque es una joya. De un tamaño grande para su época pero pequeñita para un sevillano acostumbrado a tener al lado el templo más grande de la Cristiandad (*), impresiona por sí misma. En mi opinión nada experta, de su interior destacan tanto la piedad del Altar Mayor, como un crucificado de cerámica situado a la entrada en el lado de la Epístola (Sur) ya que, como toda catedral gótica que se precie, tiene la orientación clásica Oeste-Este de forma que el fiel, entrando al amanecer, se quede asombrado ante la luz que, procedente de las vidrieras del ábside, recorta las figuras del Altar mayor. Pocas vidrieras originales quedan, por desgracia, pero la luz es asombrosa de todas formas(**). Si por fuera es bonita, por dentro asombra; y sus enormes rosetones Norte y Sur le dan una sensación de grandeza muy pocas veces conseguida.

    Por cierto, de todos es sabida la habilidad francesa para copiar cosas y atribuírselas después como inventos suyos. La Física y la Química están plagadas de ejemplos que luego cuajan con dos nombres: Leyes de Gay-Lussac, Boyle-Mariotte, efecto Doppler-Fizeau y un larguísimo etcétera. Pues bien, en la Catedral de Notre Dame también tenemos un ejemplo de vil copia que, aunque no está refrendado por la Historia, lo repiten los guías y algún día la gente se lo creerá si Dios no lo remedia. Me refiero a la bien documentada frase sevillana de 1401 en la que el Cabildo Metropolitano, al decidir tan inmensa construcción dijo: “Fagamos una obra tal que las generaciones posteriores nos tomen por locos”. Pues bien, ahora los franceses se están atribuyendo la frase, pero referida a su Catedral que, aunque preciosa, es de juguete. Dios los perdone.

    Abrumados por tanta belleza salimos de Notre Dame y nos fuimos andando en dirección al Louvre, en donde debía esperarnos nuestro guía; o mejor dicho, nuestros dos guías porque suelen tener prohibido llevar grupos de más de veinte personas para repartirse el trabajo. Personalmente tengo la experiencia de llevar grupos de cincuenta personas por Mérida, Granada y otros sitios más y no es nada fácil ni recomendable; sobre todo en los museos.

    Llegamos al impresionante edificio, antiguo Palacio Real, bajo un sol implacable y costó encontrar a los guías, pero nos refugiamos a la sombra en las antiguas caballerizas y pudimos aguantar. Por cierto, hablando de aguantar, las columnas de la entrada olían sospechosamente a orines como señal inequívoca de que los miles de turistas también tienen su corazoncito… y sus vejigas saturadas. Al final, tras el reparto de receptores, entramos en el museo previo paso por los arcos magnéticos que se aseguraban de que no llevábamos cañones, granadas de mano o misiles de crucero en las mochilas.

    La visita guiada fue muy interesante porque nos hicieron reparar en detalles que se me escaparon en una visita anterior. Sobre todo en las antigüedades clásicas de las que el Museo está más que bien surtido. Para mi sorpresa, los guías desconocían el hallazgo de la nueva Gioconda del Museo del Prado, pero es que los franceses viven muy de espaldas a las cosas de otros países que puedan hacerles la competencia. La Victoria de Samotracia nos dió la bienvenida y la despedida. ¿Quién se atreve a hablar de la grandeza del Louvre? Pues yo tampoco. Ya era hora de salir a comer.

    Salimos y volvimos al Rivoli, bien conocido desde ayer y que sería más conocido aun en días sucesivos. La comida fue muy buena para el gusto de casi todos y por eso se le perdona el hacinamiento a estos horribles lugares parisinos saturados y más que ruidosos. Bien poco donde elegir, pero todo muy bueno tirando a excelente y muy bien presentado. La bebida, claro, hay que pagarla aparte; pero ante la que nos quedaba por la tarde, Futura y yo no osamos probar el alcohol y nos conformamos con la gratuita agua del grifo de marca “Eau de robinet, collecte May 2012”. Aun quedaba mucho día para cansarnos y no estábamos para tener más sueño del debido.

    En la puerta del Rivoli nos recogió el autobús -¡Milagro! porque Rafa nos hizo andar y correr sin misericordia durante todo el viaje- para llevarnos a los Inválidos. Viejo conocido nuestro y cuya iglesia pública guarda los restos de Napoleón. Bien guardados se queden y fue una pena que tanta afluencia de gente me impidiera vaciar la vejiga en su tumba. Recorrimos su pequeño museo militar en el que, entre otras cosas, se guardan cañones empleados en el cerco de Cádiz cuando la francesada napoleónica. No deberían ser muy eficaces cuando el pueblo cantaba por alegrías aquéllo de:

    Con las bombas que tiran
    los fanfarrones,
    se hacen las gaditanas
    tirabuzones.

    Aludiendo al uso del plomo de las granadas sin explotar que, según nos cuenta don Benito Pérez Galdós en sus Episodios Nacionales, fue rigurosamente cierto. Pero sigo con mi relato porque, para mi sorpresa, nos dejaron entrar en la iglesia de los militares, cosa que no había podido hacer en otra visita porque sólo dejaban entrar a los del oficio; de hecho, antes de salir de viaje tuve en mis manos el documento que me acredita como Subteniente del Ejército Español para poder visitarla(***). Pero no hizo falta porque nos dejaron pasar sin problemas.

    La iglesia o mejor dicho, las iglesias, son dos y están unidas por el Altar Mayor. De una parte la pública y de otra la privadísima de los soldados que está considerada como la Catedral castrense de Francia, al igual que en España la Capilla del Santo Sacramento de Madrid. En esta Catedral Castrense se conserva un precioso púlpito y en ella están colgadas banderas y pendones de las gestas galas. Por fortuna no reconocí ninguna de nuestra propiedad. Pasamos luego a la pública, donde están enterrados Napoleón y muchos otros que sí son ilustres de verdad como el Mariscal Voubain, Arquitecto e Ingeniero; autor e inventor de fortificaciones de su época, quien dejó su genial huella a través de sus discípulos en las murallas de Badajoz con sus baluartes pentagonales.

    Después fuimos a la parte pública de la iglesia y yo bajé hasta la tumba de Napoleón con las mismas aviesas intenciones de la primera vez que la visité pero, en esta ocasión, tenía bastante con defenderme de los codazos y empujones made in China como para ponerme a realizar otras actividades más escatológicas. Futura se quedó arriba e hizo muy bien; y yo me quedé con las ganas de largarle el escupitajo del siglo al mamotreto de sarcófago de pórfido que contiene los restos de ese hijo de la gran puta que Dios guarde bien guardado para que no se escape el muy cabrón.

    El día poco más daba de sí. Paseo por los alrededores, fotos ante la Torre Eifel, contemplación de los simpáticos cuervos que pueblan los Campos Elíseos, cena casi magnífica y regreso al Mercure bastante cansado y con la pierna muy tocada. Mañana nos esperaba otra jornada agotadora.

    (*) Como lo atestigua el certificado del Guinnes Book of de Records que está en un atril a la entrada de la Puerta de Palos y puede leerse por todos los visitantes. Alejandro Dumas padre, quien visitó Sevilla en la época romántica, dijo del tamaño de nuestro templo que la Catedral de Notre Dame de París podría pasearse por dentro de las naves de la Catedral de Sevilla. Exageración evidente, pero no tanto.

    (**) Cuando se construye Notre Dame de París no se conocían las técnicas de las vidrieras y la luz se tamizaba a través de placas de alabastro. Harían falta unos ciento cincuenta años más para que estas placas fueran sustituidas por vitrales de colores, tal y como los vemos en la actualidad.

    (***) Sí, queridos Palmaris. Y a mucha honra, pese a quién pese.

  12. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 10 de junio, conmemoramos las festividades de:

    ¡¡CORPUS CHRISTI!!
    ¡¡CORPUS CHRISTI!!
    ¡¡CORPUS CHRISTI!!
    ¡¡CORPUS CHRISTI!!

    Santos: Timoteo, Máximo, Asterio, Alejandro, Aureliano, Bardón, obispos; Blanco, Basílides, Mandalo, Diosdado, Arecio, Rogato, mártires; Críspulo, Restituto, Zacarías, Getulio, Cereal, Amancio, Primitivo, Trípodes, Benjamín, Félix, Victoriano, diáconos; Maurino, abad; Juan Dominici, cardenal; Oliva, virgen y mártir

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  13. Wolfson dijo:

    Detallada crónica, maese Cape, mas por ella veo que no pudisteis subir al campanario a saludar a Quasimodo. Bien que lo siento.

  14. Caperucita dijo:

    Querido Wolfson:

    Con el estado de mi columna no subí para no hacer llorar de pena al bueno de Quasimodo. A todo hay quien gane.

    Abrazos,

  15. Wolfson dijo:

    ? Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 11 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Nuestra Señora de la Capilla, patrona de Jaén. Santos: Bernabé, apóstol; Félix, Fortunato hermanos, mártires; Remberto, Apolo, Manasés, obispos; Alejo, Aleida, Juan, Teófilo, confesores; Hugo, Espinolo o Espín, abades; Parisio, monje; María Rosa Molas, fundadora de las HH. Ntra. Sra. de la Consolación; Rosalina, virgen.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.Particular felicitación a los palmaris jiennenses que celabran su patrona.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  16. Wolfson dijo:

    Cuánto lo siento, Maese Cape. Creí que te habías repuesto.
    Lo dejamos, pues, para mejor ocasión. Aunque si se lo haces saber, seguro que habría bajado por ti y te habría subido montado en su chepa. 😉

  17. Wolfson dijo:

    [tweet https://twitter.com/QWolfson/status/212137609777000449 lang=’es’]

  18. curro dijo:

    AFOTILLO JODIERNA
    Afotilo jodierna

    Sl2P

  19. IURIS dijo:

    Buenas noches a todos.

    La verdad da gusto leer las cosas en el blog. Me he conectado al caralibro y leer algo de modo lineal en el tiempo es imposible. Allí encuentro la segunda crónica de Maese CAPERUCITA pero no la primera que he podido ver aquí.
    Espero impaciente la tercera y sucesivas , que mejor modo de acabar el día que leyendo buena y entretenida prosa.

    En cuanto a la manifa sentí no estar pero compromisos personales, a los que había quedado obligada con antelación, me lo impidieron. En la distancia me acordé de vosotros y por supuesto del motivo de la manifa. Allí, al norte del norte, España fue noticia el sábado en el lejano lugar en el que estaba pero por los luctuosos motivos monetarios de sobra conocidos.

    Un abrazo

  20. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 12 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Juan de Sahagún, confesor; León III, papa; Olimpio, Anfión, Nicolás, Esquilo, Gereboldo, obispos; Antonina, Basílides, Cirino, Nabor, Nazario, mártires; Onofre, anacoreta; Plácido, abad.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  21. Wolfson dijo:

    Me alegra saberte de vuelta en casa, Iuris.

    Cierto lo ue comentas, respecto al seguimiento de comentarios. La vorágine del Caralibro hace imposible un regular seguimiento de los acontecimientos y comentarios que allí se publican. Aquí se tienen más a mano.

    Por eso nos empeñamos en mantenerlos abiertos.

  22. Caperucita dijo:

    Hola de nuevo, queridos míos.

    Ineludibles obligaciones familiares me han hecho retrasar la tercera crónica gabacha, pero ahí la tenéis ya.

    CRÓNICAS GABACHAS (III)

    29-05-2012

    Tempranito, como siempre, salimos del Mercure a bordo del autobús en busca de un día lúdico cultural que prometía. Y que cumplió ¡Vaya que si cumplió!

    Fuimos a la región de la Champagne que, como su nombre indica, es donde se elaboran esos vinos espumosos que Dom Perignon tuvo la ocurrencia de inventar y no dejar perder. Al parecer, como las uvas utilizadas por el buen sacerdote no eran muy propicias a una fermentación rápida, éste tuvo la ocurrencia de echarle levadura al caldo para ver qué pasaba. Y lo que pasó fue que fermentó; y lo hizo tan deprisa que rompía las botellas en donde se guardaban. Así las cosas, tuvo que pedir a los vidrieros que le fabricaran botellas más gruesas para evitar tales tragedias y el resultado es de todos conocido.

    Nos encaminamos hacia la capital de la región, Reims y, por el camino llegamos un pueblecito llamado Avernay Val d’Or. Allí nos esperaban en una bodega artesanal que es una empresa familiar llamada Bodega William Saintot que produce una serie de variedades de champán que bien pueden estar en la mesa de un rey o de un presidente socialero derrochón. Allí nos dieron una serie de nociones sobre la elaboración del famoso vino, de lo que este cronista no tenía la menor idea y que trataré de resumir muy por encima.

    Para empezar, en la elaboración del champán sólo pueden utilizarse tres variedades de uva: Chardonnay (uva blanca), Pinot noir (uva negra de pulpa blanca) y Pinot meunier (también negra de pulpa blanca). No existe un consejo regulador y es el Estado francés quien se encarga de las inspecciones. El mosto madura un corto tiempo en barrica y después se pasa a la botella donde se realizará la mayor parte del proceso. El enólogo de cada bodega determinará la mezcla de mostos de las distintas uvas que deberán garantizar la homogeneidad de las distintas producciones. Es interesante observar que dichas mezlas pueden estar formadas por mostos de diferentes cosechas que nunca tendrán más de tres años de maduración en barricas. Una vez en la botella se le añade una cantidad de azúcar que será la encargada de determinar su grado de sequedad o dulzura(*), así como de levadura y sulfitos para su conservación(**). Con un tapón provisional que consiste en una chapa similar a las de las botellas de cerveza, el vino será almacenado con la botella invertida en un ángulo que sólo conocen los expertos, ya que es variable, para ser sometido al proceso de volteado, consistente en girarlo un cuarto de vuelta de vez en cuando para que los posos se depositen en el cuello de la botella. Una vez logrado lo que se pretende, se quita el tapón provisional para liberar estos posos y eliminarlos(***) añadiendo luego al producto un llamado “licor base” que determinará definitivamente su grado de sequedad o dulzura. Este licor base es un secreto muy bien guardado, aunque me recelo que no es más que aguardiente barato como el que corta la fermentación de los vinos de Oporto. ¿Entendemos ya por qué un champán nunca lleva la fecha de cosechado? Pues sí, porque una vez puesto a la venta se recomienda consumirlo en menos de un año, so pena de degradación irreversible. Nada que ver con los vinos de verdad.

    Siguiendo con la crónica, visitamos la bodega y nos adentramos en la cava subterránea en la que no podía faltar una pequeña estatua de Don Perignon presidiendo las galerías. Al ser una empresa familiar y pequeñita, “sólo” embotella unas trescientas mil unidades al año y el resto de la producción se lo vende a la marca Dom Perignon, de fama reconocida. Parte de sus vinos también van a la Viuda de Cliquot. Allí nos dieron a probar tres de sus exquisitas variedades para ponernos contentos y compramos unas botellas para la comida, aparte de otra que Futura y yo compramos para uso particular y que estaba destinada a caer el último día de nuestra estancia en París. Con esto y alguna foto a la gótica iglesia de San José que, como casi todos los monumentos franceses se hallaba en proceso de limpieza y restauración, volvimos al autobús para irnos a comer.

    No habíamos acabado aun nuestras visitas a bodegas. Tras una comida, algo mediocre para ser francesa, nos fuimos a Epernay a visitar una gran bodega de producción industrial. Por el camino me sorprendió ver un montón de palacetes y casas impresionantes que denotaban el nivel económico de sus habitantes quienes, por supuesto, viven todos de la uva fermentada con levadura ¡Menudo invento! Al final, llegamos a nuestro destino: la bodega de Eugène Mercier.

    Situado el edificio central en la ladera de una colina sembrada de viñedos, como no podía ser de otra forma, era un ejemplo de funcionalidad y limpieza. En el patio central se exhibía un inmenso barril con sus tapas talladas que fue la segunda atracción más importante de la Exposición Universal de París de 1889 y que, con una capacidad de cuarenta mil botellas se halla restaurado y en perfecto estado. Don Eugène, el fundador, era un hombre innovador que pretendía hacer del champagne un vino asequible a todo el mundo y se gastó una fortuna en promocionar su producto. Desgraciadamente para nosotros, los precios del champán siguen siendo muy altos.

    Pero la amabilidad y cortesía del personal de la bodega era muy digna de agradecer. A bordo de un gran ascensor acristalado desde el que se podía contemplar parte de la historia de la bodega y unas imágenes de la Exposición Universal citada con el señor Mercier de protagonista montado en globo con su esposa, descendimos a la cava. Este lugar es algo insólito porque, excavado a treinta metros de profundidad, consta de dieciocho kilómetros de galerías que garantizan una temperatura y humedad constantes en todo el proceso de elaboración de sus productos. De ellos recorrimos una parte en un trenecito sin rieles guiado por una señal de radio desde un cable radiante colocado en el techo. Pasamos algo de frío que agradecí personalmente por el tremendo calor que llevaba pasando desde que aterricé en Orly el domingo por la mañana. Al final, nos volvieron a llevar a la superficie de la tierra y nos remojamos de nuevo por dentro con caldos de más calidad aun de los de la mañana, aunque sin llegar a probar la mítica marca de Moët Chandon porque esa era previo pago, claro.

    En los expositores se hallaban los tamaños normalizados de las botellas. Desde los veinte centilitros(****) hasta los dieciocho litros. Todos ellos con nombres bíblicos de los que anoté los de Jeroboam, Roboam, Matusalén, Salmanasar, Baltasar, Nabucodonosor y Salomón. Las hay más grandes, pero no estaban allí representadas. Nos invitaron a otra degustación a la que era imposible negarse y nos fuimos de allí tan contentos. Debo hacer hincapié en la escrupulosa limpieza del lugar, poco frecuente en un país que no se caracteriza precisamente por esa virtud. Gracias, señores de Mercier. Fue toda una experiencia.

    Salimos alegres con tanto champán a cuestas y nos fuimos a la capital de la Champaña: Reims.

    Reims es una ciudad relativamente pequeña para nuestros parámetros, ya que tiene unos doscientos mil habitantes. Pero, a pesar de los intensos bombardeos a los que fue sometida durante la Primera Guerra Mundial que destrozaron casi todo su casco histórico, conserva algunos monumentos muy dignos de visitar, como son la Catedral, el Palacio Episcopal, un arco de triunfo romano al que llaman Porte de Mars o la plaza del Ayuntamiento. El nombre de Reims (o Rheims en francés antiguo) deriva del nombre del san Remigio quien bautizó allí a Clodoveo I, rey de los francos, en el año 498.

    La Catedral, también dedicada a Notre Dame, fue construida en estilo gótico primitivo entre 1211 y 1311. Está situada en el mismo emplazamiento de sus dos antecesoras; una paleocristiana del siglo V y otra románica que se erigió sobre las ruinas de la anterior. En ese lugar, además del bautismo de Clodoveo I (En francés, Clovis) tuvieron lugar las consagraciones de veintiséis reyes de Francia. El primero fue Ludovico Pío, hijo de Carlomagno, en 816, pero no sería hasta Enrique I en 1031, hasta que se convirtió en el lugar oficial de consagración de los reyes. Carlos X en 1825 fue el último que lo hizo, apenas superadas las convulsiones de la Revolución y de las Guerras Napoleónicas.

    No pretendo extenderme con la Catedral de Reims. Tan sólo decir que aun continúa su proceso de restauración que se inició en 1938 a inciativa del magnate Rockefeller y que, entre sus vidrieras, se halla una moderna debida a Marc Chagall. Tampoco hubo tiempo para ver el Palacio del Tau, antiguo Palacio Episcopal y hoy museo catedralicio ¡Cosas de los viajes organizados!

    Pero ya era tiempo de regresar a París, como así hicimos. Cenamos y nos fuimos a descansar tras un día tan intenso.

    (Continuará)

  23. Wolfson dijo:

    Hoy, 13 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Antonio de Padua, presbítero y doctor de la Iglesia; Ana, Juan Antípatro, Arnobio, Pedro, Asquirón, Argénides, Belfijo, confesores; Felícula, Aquilina, vírgenes; Fandila, Aventino, Primo, Feliciano, Concorde, Fortunato, Luciano, mártires; Trifilio, Prisco, Ceteo, Peregrino, obispos; Jacobo, Gerardo, monjes.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    Particularmente a cuantos llevan el nombre de Antonio, sea solo o acompañado de otro, de los que hay cbuene y cumplida muestra de fieles y leales palmaris.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  24. Wolfson dijo:

    Gracias, maese por la tercera parte de la crónica gabacha.
    ¿Te das cuenta?. Los gabachos siempre haciendo trampas, y luego presumiendo de ello.
    Primero, añadiéndole levadura a la uva, para que fermente, pues de endeble que es, por sí sola no puede; trampa. Después, juntando mosto de varios años; más trampa. Y finalmente, añadiendo azúcar para obtener el grado alcohólico deseado, más trampa aún.

    ¡Cómo van a poder compararse con nuestros vinos y cavas!

  25. curro dijo:

    Unos amigos mías de Niza, solían regalarme una bebida llamada Marc de Champagne junto con las botellas de idem.
    Era una porquería.
    Ellos se lo añadían en la copa y decían que esa era la misma melaza con que estaba encabezado el vino.
    Y que estaba muy bueno.
    PUAJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJ

    Sl2P

  26. Caperucita dijo:

    Aquí sigo con mis crónicas hasta que termine o hasta que me mandéis parar. Os advierto que son diez como mínimo. Ahí va otra.

    CRÓNICAS GABACHAS (IV)

    30-05-2012

    Salimos tempranito, algo así como las siete y media, en dirección Versalles. Como somos muy afortunados nos pilló el atasco del milenio y llegamos a aquel lugar después de las diez. Madrugón perdido y cabreo consiguiente. Mi mal curada lesión ya me estaba pasando una molestísima factura.

    A eso de las diez logramos encontrar un sitio en el aparcamiento de autobuses que estaba lleno hasta la bandera. Dos horas y media para recorrer los menos de cuarenta kilómetros que hay desde Yvry hasta Versalles os pueden dar idea del atasco que nos entretuvo. Había más gente que en la guerra; y nadie quería quedarse sin entrar. La gran explanada que hay delante de los palacios y jardines estaba llena de grupos que, más o menos agresivamente, trataba de entrar en el recinto. Ni siquiera sé cómo encontramos a los guías entre la muchedumbre. Y el sol, para variar, seguía pegando de firme como en días anteriores.

    Pero entramos. Apretujados entre japoneses chulos que se creen los amos del mundo, chinos guarros escupientes, moritas de velo y gabardina a pesar del calor que caía sin misericordia, centroeuropeos gigantescos y sebosos, etc., logramos abrirnos paso con un serio riesgo para nuestras costillas. Y todo para encontrarnos con el mayor monumento del mundo mundial a la frivolidad, la egolatría, la vanidad y el derroche. Así no le extraña a nadie que los últimos de esta saga de cretinos acabaran descabezados. Bien que se lo buscaron.

    A lo mejor escandalizo a los lectores diciendo que no me gustó Versalles y por eso debo explicarme. Resulta que, como sevillano, estoy del barroco recargado hasta más arriba del capirote. Y Versalles se pasa de barroco hasta la náusea. Concebido para impresionar a propios y extraños, fue un lugar que cumplió perfectamente su cometido durante más de un siglo. Así, los reyes de Francia tenían a sus nobles obligados a vivir allí en una especie de semicautividad, con lo que se aseguraban dos cosas: La primera que no se dedicaran a conspirar ni a pelearse entre ellos; y la segunda que estuvieran todo el día participando en las ceremonias de la corte con lo que, entre cambios de ropa y “adoración” al Rey, no les quedaba mucho tiempo para ellos. Además, como no les salía gratis vivir allí, siempre los tenía arruinados y endeudados; con ello también conseguía que todo el mundo le debiera favores.

    Creo que me moriré sin comprender el ceremonial de la corte. Su muy católica majestad francesa era “adorado” hasta en la iglesia de Versalles, en la que los nobles asistentes a las ceremonias estaban obligados a mirar constantemente al Rey y no al altar. Pero también, ese ceremonial tan rígido permitía que cualquiera, noble o villano, pobre o rico, penetrara en los palacios y se paseara por allí sin más requisitos que los de llevar sombrero y espada; objetos que de no poseer, podían ser alquilados en tenderetes a la entrada del recinto. Por otra parte, los partos de las reinas fueron públicos hasta que Luis XV sólo permitió el acceso a los miembros de la corte, quienes luego certificaban que los recién nacidos eran de sangre real.

    Pero ya era tiempo de abandonar aquel horror barroco. Un paseo por los jardines, donde habían instalado una estatua “ultramoelna” de una garrafa hecha con barras finas de hierro y que pegaba alli como un pulpo en una nave espacial. Al pasar por la tienda ví a dos moritas de velo y gabardina a pesar del calor que, llevando una cartera repleta de tarjetas de crédito, se dejaron cientos de euros en tonterías. Más frivolidades que nunca entenderé. Los baños de la salida tenían colas kilométricas, así que no dudé en regar las plantas de los inmensos jardines. Adiós, Versalles.

    Después de aquéllo nos fuimos a comer a París en el ya conocido restaurante de la calle Rivoli, detrás del Louvre, tras lo que fuimos a ver el museo del Quai d’Orsay que, para mi sorpresa, no sólo tenía pintura expresionista e impresionista, sino que guardaba otras colecciones muy importantes de pintura y escultura neoclásica y postimpresionista, además de la actual, claro, aunque quizá le falte para mi gusto, alguna obra del hiperrealismo típico de Antonio López o Isabel Guerra. Me llamó la atención que se exhibían dos maquetas del teatro de la Ópera más conocido de París, en las que se explicaba el funcionamiento de la maquinaria del escenario. También era digna de mencionarse la reacción de algunas chicas ante el cuadro “El origen del mundo” de Coubert. Miradlo en Internet si no lo conocéis y comprenderéis los gritos y risitas que se escuchaban por allí de vez en cuando. Al salir, pude echar un vistazo a las impresionantes estatuas de hierro de la entrada que sí son verdaderas obras de arte.

    Pero aun le quedaba mucha cuerda al dia. Salimos del museo y nos fuimos a visitar la Basílica del Sagrado Corazón. Como la cosa no estaba para bromas y mi columna me molestaba lo suyo, opté por subir en el funicular en lugar de hacerlo por las inmensas escaleras. A la hora de sacar los tickets -¿se dice así?- dos tiparracas con acento argentino estaban presumiendo en español de haberse colado. Les dije:

    -¡Eh! ¡Que estábamos delante!- Una de las tías pestosas contestó:

    -Es que nosotras vinimos antes.- Dijo la tía caradura con todo el cinismo. Futura terció diciendo:

    -Sí. A lo mejor esta mañana.

    Las muy guarras se creían que nadie las había entendido cuando dijeron lo de la colada. Rematé la faena:

    -¿Queréis colaros? Pues adelante, no hay problema. Pero que sepa todo el mundo que os habéis colado. Que no somos tontos.

    Subimos por fin y, perdiendo de vista a esos dos desechos con tetas, llegamos a la Basílica que ya conocía y que he descrito hace años en Palmaria, pero que bien merece cuantas visitas hagan falta. De nuevo admiré sus maravillas de mosaicos y su chocante estilo neogótico en la mayoría de la construcción. Una vuelta por la girola, una entrada ante el Sagrario para rezar un rato -que no sólo de ver monumentos vive el hombre- y la salida. Después, aprovechamos para ver por dentro la iglesia gótica de san Pedro de Montmartre, antigua capilla conventual y hoy parroquia, en cuyo monasterio anexo escribió las constituciones de la Compañía de Jesús el mismísimo san Ignacio de Loyola. Merece la pena una visita esta iglesia, aunque sólo sea por su antigüedad. Por cierto que llama la atención el conjunto San Pedro-Sagrado Corazón porque difieren mucho las orientaciones de estas iglesias. La primera de ellas tiene la clásica orientación Oeste-Este y la segunda, al ser mucho más moderna (1876) está orientada al libre albedrío de su arquitecto o de quien la sufragó y, en este caso, lo está de Sur a Norte, quizá para poder dominar la vista de París desde su portada.

    Era ya la hora de cenar y nos fuimos andando hasta el restaurante Les Balcons que, de balcones, nada de nada salvo algunas ridículas aberturas en la fachada. Empezaba a llover y hacía un calor bochornoso. Por el camino pasamos por el bulevar de Clichy, repleto hasta arriba de burdeles y teatrillos con publicidad inequívoca, pero todo el mundo era pacífico. En una ocasión en la que Futura se quedó metro y medio detrás de mí, un indio más feo que Rubalcaba en pelota, se me acercó para ofrecerme un espectáculo guarro, pero la llegada a tiempo de Futura impidió que le soltara mis más expresivas gracias en andaluz castizo, terminando en algo que rime en -ulo. Llegamos al restaurante cuando ya arreciaba la lluvia. Lo regentaba una colombiana y, salvo un francés, todo el mundo hablaba español. Algo es algo.

    Salimos y, por un milagro del Cielo, el autobús pudo aparcar allí mismo. Pero aun no había terminado el día. Estuvimos haciendo tiempo en las cercanías de la Torre Eiffel hasta las diez de la noche para ver algo muy bonito y festivo. Nos dimos cuenta que estaban apagadas todas las luces del centro hasta convertir la Cité Lumière en la Bouche du Loup; y cuando estábamos de broma con la supuesta racanería francesa, de pronto se ilumina la Torre y, a los pocos segundos, empiezan a destellar centenares de miles de diodos LED instalados sobre ella. El espectáculo fue impresionante, aunque sólo duró cinco minutos. Toda una belleza.

    Pero ya estábamos para el arrastre a esas horas. Volvimos al hotel que aun nos quedan muchas etapas. Os sequiré contando.

    (Continuará)

  27. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 14 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Metodio, Eterio, Quinciano, Gerásimo, Docmael, confesores; Valerio, Rufino, mártires; Marciano, Fortunato, Gervoldo, Simplicio, obispos; Félix, Anastasio, presbítero, Digna, virgen, mártires cordobeses; Ricardo, abad; Eliseo, profeta.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  28. IURIS dijo:

    Entretenidísimas crónicas que divierten y enseñan. Me apunto al PDF completo para leerlo y releerlo. Por cierto, voy a buscar el cuadro en internet….

  29. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 15 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: María Micaela del Santísimo Sacramento, virgen y fundadora; Vito (Guy), Modesto, Crescencia, Esiquio, Dulas, Benilde, Livia (Olivia), Leónida, Eutropia, Felipe, Zenón, Narseo, mártires; Germana de Pibrac, virgen; Landelino, abad; beata Yolanda (Elena); Alberico, Abraham, confesor; Bernardo de Menthon, presbítero patrono de los montañeros y alpinistas.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  30. Caperucita dijo:

    CRÓNICAS GABACHAS (V)

    31-05-2012

    Era nuestro último día de estancia en París y, por circunstancias de la vida e imposiciones legales, el autobús debía permanecer parado. Así que teníamos el tiempo libre y pudimos despertarnos a la hora que quisimos. Pero ¿qué hacer en un día como éste? Pues visitar algo que no estuviera en el programa, claro. El hotel estaba en el quinto infierno del centro de París y el monumento más cercano era la fuente que ya os he descrito con sus latas de Coca-Cola y desperdicios dentro, en homenaje al artista que la diseñó.

    Sin ponernos de acuerdo, todo el mundo quería ir a ver el edificio de la ópera. Y aquí surgió otra duda: ¿Qué edificio de la ópera? Porque París tiene dos grandes teatros de ópera, el muy moderno de la Plaza de la Bastilla y el antiguo que edificó el gran arquitecto Charles Garnier en estilo neobarroco por encargo de Napoleón III, allá por 1875. Hasta 1978 fue llamada oficialmente Academia Nacional de Música – Teatro de la Ópera y conservó su título hasta entonces que fue llamada Teatro Nacional de la Ópera de París. En 1989 la Compañía Nacional de Ópera trasladó su sede al recién construido Teatro de la Bastilla y su vieja sede recibió el nombre de Palacio Garnier, donde permanece la Academia Nacional de Música como así lo proclama su rótulo del frontispicio. A pesar de todo, se le sigue llamando Teatro de la Ópera y como tal sigue funcionando, a pesar de existir el moderno.

    Pues bien, nos decidimos y Futura y yo cogimos el metro que nos llevó a tal lugar en muy poco tiempo. Me llamó la atención que, para cantidades de dinero tan pequeñas como la del precio del metro, admitieran tarjetas de crédito como medio de pago; y sin recargo, como he comprobado después. El resto del grupo se decidió por repartirse en varios taxis y a ninguno de ellos le salió el viaje tan barato como a nosotros porque el billete individual del metro de París cuesta 1,70 euros en la actualidad; y mucho menos si se compran paquetes de diez billetes. El caso es que llegamos sin novedad a la Plaza de la Ópera y, por supuesto, antes que los demás compañeros que se habían gastado la pasta en taxis. El precio de la visita se reducía sensiblemente presentando la entrada al museo d’Orsay y la previsión de Futura hizo que las lleváramos encima de recuerdo. Por desgracia, esos recuerdos quedaron en poder de la taquilla del teatro como justificación del precio reducido.

    Un primer vistazo al edificio nos impresionó por su majestuosidad. Ya conocía los edificios de la Scala de Milán, la pequeña Fenice de Venecia y la Ópera de Viena, pero éste estaba diseñado para dejarlos pequeños a todos y, sobre todo, superarlos en lujo y magnificencia. Y casi lo consigue, pardiez. Antes del advenimiento del cine y, más aun, del cine sonoro, la ópera se consideraba el compendio de todas las Bellas Artes: arquitectura, escultura, pintura, música, declamación y danza. Así que los teatros de ópera debían estar diseñados para albergar esos espectáculos que pretendían aunar toda la belleza conocida y que el continente no desmereciera de sus contenidos. En ese sentido, la Ópera de Garnier lo consiguió por completo.

    A nadie se le escapa que la élite económica que cualquier lugar no tiene por qué ser la élite intelectual y artística. Y, menos que a nadie, a los arquitectos que diseñaban estos magníficos edificios. En todas las épocas y lugares, ir a la ópera no significaba ser culto ni tener sensibilidad por la belleza; por eso estos edificios no dejaban atrás la circunstancia de que no todos sus espectadores iban allí para cultivar sus espíritus, sino que muchos de ellos lo hacían, igual que ahora, para ser vistos y brillar en sociedad. Así, la ópera de Garnier, además de la sala de espectáculos y toda la maquinaria de escenarios móviles y escamoteables, tiene unos espléndidos salones en los que hacer vida social mientras los artistas se desgañitaban haciendo sus gorgoritos. A muchos de los señoritos de París -y de todas partes- el espectáculo les importaba un rábano y se limitaban a estar en sus palcos cuando se encendían las luces en los entreactos y los vieran aplaudiendo. El resto del tiempo lo pasaban bebiendo champán y hablando de sus negocios o de sus otras cosas en los mencionados salones, que para eso estaban. Pues bien, la magnificencia de esos lugares era inmensa y el lujo rezumaba por todas partes. Me impresionó por encima de todo la inmensa escalera imperial que da acceso a la planta de los palcos más importantes y caros. Pórfidos, maderas nobles, bellísimas esculturas, lámparas inmensas y mil detalles decorativos que no puedo describir por no extenderme demasiado, hacían que la vista no supiera dónde posarse. Abrumados por tanta belleza, Futura y yo abandonamos el lugar para irnos a comer por nuestra cuenta al barrio latino, de gratos recuerdos de otra visita.

    De nuevo en el metro que nos llevó a la esquina de Cardenal Lemoine con la calle Monge. Andando por allí encontramos una de las típicas “brasseries” que anunciaba unas ensaladas descomunales. Nos decidimos a quedarnos y no fuimos defraudados porque con una sola ensalada de aquéllas comían dos personas. Quizá demasiada sal para mi gusto, pero magníficas las dos que pedimos. De la mía, llamada ensalada mafioso, puedo decir que era un compendio de lechuga, cebolla, tomate, mozarella, jamón y algún otro embutido que no quiero recordar pero que se dejaba comer con agrado por mi parte. Nada que objetar sobre los precios y la calidad del servicio y sólo decir que su TPV no me admitía la tarjeta, por lo que tuve que pagar en efectivo. Charlando con el camarero, me dijo:

    -De Sevilla ¿verdad? A ver si, cuando vuelva, nos trae un jamón de pata negra.

    -Sí, hombre. Por el precio de ese jamón me pago yo el viaje a Francia.

    Echamos a andar y nos ocurrieron dos cosas insólitas de las que me harán defender a los parisinos toda mi vida y os las cuento. Como ya tengo cierta edad, tengo amistades que les gusta recibir postales; por ello fuimos a un estanco para comprar sellos. Al no haber allí me encaminaron algo más abajo de la calle. Bajamos y sólo encontré una imprenta en la que entré preguntando. Y ocurrió el primer milagro, porque la chica que me atendió le dijo a alguien que iba a salir del establecimiento y se vino con nosotros para acompañarnos hasta que vimos una oficina de correos. Me quedé asombrado y le dí las gracias como pude. Ella sonrió y se despidió amablemente de nosotros. Compré el carísimo sello de setenta céntimos y nos fuimos a buscar una de las calles más típicas de París. Dudando entre la calle Descartes y la calle Moufetard, con el plano en la mano, una amable señora joven se acercó a preguntar si queríamos ayuda. Le dijimos que buscábamos esas calles y, sin dudarlo un instante, nos acompañó hasta encaminarnos por la calle Clovis que nos llevaría a nuestro destino en un momento. Palabra de honor que no volveré a permitir generalizaciones negativas sobre los franceses. En Francia hay de todo, como aquí. Los hijos de puta y las buenas personas están repartidos por todo el mundo.

    Recorrimos Moufetard recordando otros tiempos y volviendo a mirar la placa de la calle de Jean Cauvin, de cuya foto de hace años se acordará César Vidal durante toda su vida por la juerga que le montamos. A la bajada, estaba abierta la iglesia de san Medardo y aprovechamos para entrar unos minutos a verla y a dar gracias a Dios por haber llegado hasta allí. Luego, un café -estaba que me dormía- en el bar de enfrente, llamado curiosamente La Salle à Manger (El Comedor) y vuelta a buscar el metro para volver al hotel. Por fortuna teníamos a dos pasos la estación de Censier-Dauberton y en algo más de media hora estábamos ya en la parada de Liberté, en Ivry sur Seine y a menos de un kilómetro del hotel.

    Visto de lejos, los espejos de su fachada reflejaban el río y el paisaje de alrededor. No se veía en ellos la horrenda cementera.

    Aun nos quedaba algo por hacer esa tarde-noche. En la nevera nos aguardaba la botella de champán de William Saintot por lo que, tras ducharnos y organizar el equipaje para los traslados sucesivos, allí mismo fue vaciada con todos los honores acompañada de un bocadillo y de frutos secos. En aquella latitud aun había luz del sol al acabarla, pero el cansancio hacía mella y el champán daba sueño. Yo me quedé archivando fotos en mi enano, revisando el correo y escribiendo a mis hijas. Futura se durmió como un angelito.

    (Continuará)

  31. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 16 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Ferreol, Ferrucio, Quirico y Julita, Aureo, Justina, mártires; Aureliano, Cecardo, Ticón, Benón, Siminíalo, Domnolo, obispos; Cunegunda, Mentonia, Lutgarda, Vibranda, Criscona, Juan Francisco Regis, confesores; Armando, eremita; Bernabé, monje; Orsiesio, abad; Edburga, reina de Inglaterra.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  32. Wolfson dijo:

    Me has despertado recuerdos de mi única estancia en París, visitando precisamente de ese maravilloso Teatro de la Opera, que me traje en la retina, además de en “vidrio” que se debe conservar aun entre las cosas que mi viuda decidió quedarse para su único disfrute en la casa que con tan malas artes me sacó.
    Y en cuanto a tu opinión sobre los franceses, estoy de acuerdo, pues tengo un familiar, Roberto, primo hermano de mi madre, pero con el que hemos mantenido mucho contacto desde que su madre, mi tía Elena, volviera por primera vez a España a finales de los años cincuenta, desde que se marcharon al exilio, donde murió su padre, el tío Joaquín, hermano de mi abuela, tras la guerra civil, que es encantadora. Se llama Michéle y es dulce, educada y cariñosa, con una sonrisa natural, que hace que el momento de conversación que se tenga con ella sea de lo más agradable.
    Gracias por traernos estos magníficos apuntes de viaje.

  33. IURIS dijo:

    Muy buenos días a todos.

    Sol radiante, calor en ascenso, carreteras atascadas, los turistas por la sombra, las calles llenas, los comercios vacíos, los bares esperando el maná de la eurocopa, los madrileños resistiendo, con la vista puesta en ese espejismo que es la nómina de junio.
    ¡Féliz sábado !

    Hoy tengo el día completito fuera de casa, pero a la noche vuelvo para comentar la magnífica crónica de CAPERUCITA.

    Un abrazo

  34. Wolfson dijo:

    Buenos días, amigos palmaris y demás gente de bien que nos visite.

    Hoy, 17 de junio, conmemoramos las festividades de:

    Santos: Gregorio Barbarigo, Antidio, Imerio, Gundulfo, obispos; Basilio, Inocencio, Jeremías, Félix, Peregrino, Hermias, Sabel, Ismael, Nicandro, Marciano, Montano, Valeriana, Manuel, mártires; Isauro, diácono y mártir; Avito, abad; Hipacio, Rainiero, confesores; Julián, monje; Besarión, anacoreta; Alena (Elena), santa.

    Mis felicitaciones a quienes celebren hoy el día de su onomástica.Particular felicitación a los palmaris jiennenses que celabran su patrona.

    cintabanderamini
    ¡QUEREMOS SABER LA VERDAD DEL 11-M!
    ¡SANTIAGO Y CIERRA, ESPAÑA!

    cintabanderamini

    Agradeceremos vuestra visita en Palmaria en L.D., desde donde vuestras aportaciones también podrán ser vistas y comentadas por mayor número de personas.

    Gracias por hacerlo.

  35. Wolfson dijo:

    Querida Iuris:
    Con tus buenos días, como si hubiésemos atravesado Madrid por la mismísima Puerta del Sol. Tus “escenas iurismatritenses”, nos dan una visión completa del panorama de la Villa, Zanja y Corte.
    Buenos días y buen fin de semana.

  36. IURIS dijo:

    Buenas noches a todos

    Hace dos años estuve en París y me sorprendió la amabilidad de la gente. Había estado otra vez , cuando estudiaba la carrera, y entonces los franchutes me parecieron muy antipáticos, pero la última vez me sorprendió. E incluso hacían esfuerzos por hablar algo de español.Precioso el edificio de la Ópera, dan ganas de volver al leer la crónica de Caperucita.

    Un abrazo

  37. Perfumes baratos dijo:

    Lo que me ha costado para encontrar esta información tan importante para mi.

    Gracias por todo

Escribe un comentario

XHTML: Puedes utilizar estos códigos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>