Hemeroteca de la sección “General”

Don Quijote se enfrenta a los molinos de viento.

EL QUIJOTE ROJO

«Hacen falta quijotes», remató, extendiendo a los presentes un papel crucial para la llegada del «cambio político». «Soñamos como Don Quijote pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños», advirtió.(Pablo Iglesias)

[…] hace muchos años, mataron a D. Alonso de Quijano y tiraron sus genes por el sumidero, para que no naciera, nunca jamás, ninguno más. Ni émulo de aquel en la palabra y el verbo ni de carne y hueso digno de tal majareta y divino hidalgo. (De mi blog, 2 de Abril de 2011)

Y no serás tú ni ninguno de tus camaradas, quienes reencarnéis al soñador de los caballeros andantes, al deshacedor de entuertos, al genuino luchador capaz de batirse entre los fantasmas de sus metáforas y la realidad de su tiempo y el nuestro. Porque os sobran canónigos y jaulas donde encerrar la libertad y carecéis de para distinguir entre los galeotes; porque sois soldados de dictadores y vuestras armas no defienden republicas, monarquías o leyes justas, sino a crueles intentos de someter a los hombres a un monigote con número y destino escrito; porque habéis secuestrado la queja del pueblo sencillo y llano para presumir de altruismo, cuando solo podéis exhibir ínsulas y maravedís de extrañas y dudosas procedencias; porque os congraciáis con el tiro en la nuca y la traición y os amilanáis con la gallardía del combate frontal a los molinos de viento… Porque os falta amor a España y os sobra odio a su bandera.

No volvéis la mirada a Maquiavelo porque sabéis que la primara batalla la tenéis ganada: en las escuelas, en los institutos, en las universidades. En las políticas que ejercen los políticos sin escrúpulos. En las tierras enconadas de odio gratuito, codicioso e imbécil. Más no vendáis la piel, antes de cazar el oso, que la guerra continúa. Y, amigos, no habéis contado con el arma esencial, con la más sofisticada y letal, con la que pertrecha al género humano para su defensa de emboscadas y canallas, con la que suministra lo vivido y padecido, con la del agua fría y el gato, con la que se transmite de padre a hijos. Esa, y sólo esa supera monsergas de redentores advenedizos y discípulos patrios que pretenden llevarnos a su pocilga, ayudados de sus perros y sus hondas cargadas de pura demagogia.

Gracias a Dios en España, la inmensa mayoría no somos hijos de iluminados orates ni de apátridas profesionales ni de terroristas confesos. Somos, lo que somos: españoles de la Cruz e hidalguía, patria y libertad.

Comentarios 8 comentarios »

 De Re Publica (XV)

De las reformas perentorias que España necesita.

Rescato el comentario que libertad publicó en su día, y que fue objeto de publicación en la sección “Los Lectores Opinan”. Se puede acceder a él, desde el siguiente enlace.

http://www.libertaddigital.com/soci…

Para esta ocasión en que vemos los tejemanejes y telemanejes del Ejecutivo y el Judicial, Fiscalía mediante, me quiero centrar en las propuestas que entonces, en 2009, hacía a doña Rosa Díez, con ocasión de su petición de dimisión del Tribunal Constitucional, que empezaba así:

quasimod” dijo el día 9 de Mayo de 2009 a las 19:59:25:
Se queda corta, señora, se queda corta.
La dimisión es poco menos que nada, porque vendrían otros magistrados igualmente propuestos por los partidos políticos, que volverían a hacer lo mismo. Lo que procede, señora mía es la disolución del engendro en que se ha convertido el Tribunal Constitucional.”
Concluía el comentario con la siguiente propuesta: “…/…
Y hecho esto, inmediatamente, al primer día de la toma de posesión del nuevo gobierno, convoquen CORTES CONSTITUYENTES, pues la enfermedad de España no se cura con cataplasmas. Hay que hundir el bisturí hasta lo más recóndito del podrido cuerpo de la sociedad española actual, a ver si podemos recuperar algo de la dignidad perdida.

Y que esas Cortes Constituyentes elaboren una nueva, sin los males que ha arrastrado la actual desde sus inicios: esas inmerecidas concesiones a los separatistas, que no nacionalistas. Esa difuminación del Estado en taifas, que nos cuestan lo que ninguna nación europea actual puede soportar.

 

Sea el Estado Unitario, pues una sola es la nación, España.

Sea unicameral el Parlamento, las Cortes de la Nación.

 

Confíese el control de la constitucionalidad de las leyes, con recurso previo, al Tribunal Supremo de la Nación, mediante una Sala Especial.
Descentralícese, sí, la administración y la ejecución de las leyes, confiándolas a las Diputaciones provinciales. Pero la elaboración de las leyes, sólo las Cortes de la Nación.
Auméntese la autonomía de los municipios, con control de la legalidad, por supuesto.
Sean elegidos todos los poderes del Estado:
El legislativo, mediante elecciones generales a Cortes, por sistema mayoritario y distritos unipersonales, al estilo británico, de quien nuestro constitucionalismo tomó ejemplo el siglo XIX. Allí sigue en vigor.
El ejecutivo, mediante elección directa del Presidente del Gobierno, o mejor, Primer Ministro, para no confundirse ¿comprende? Con incompatibilidad entre los cargos de miembro del Gobierno o de la Administración de libre designación por el gobierno y el cargo de diputado a Cortes.
Y el judicial, mediante elección directa de los Jueces de Paz y de Primera Instancia, entre licenciados y doctores en derecho, con la experiencia y los demás requisitos que sean aconsejables. Sean elegidos de la misma manera los magistrados de las Audiencias Provinciales, de entre los jueces en ejercicio. Y para el Tribunal Supremo, elíjanse por y de entre los magistrados de Audiencias provinciales los miembros que hayan de formar dicho Tribunal, que como Supremo no debe tener ningún otro que le haga sombra en sus competencias.
Haga números, además, y verá cuánto nos ahorramos. Nos va a hacer falta para salir de la crisis.
– ¿Qué, se atreve?
Hágalo, mujer. Total, poco tiene que perder. Pero, por favor, no ande con demagogias.

P.S. Pido disculpas por la extensión. No me ha salido con menos palabras. (Supongo que será por eso, y no por censura, por lo que no han publicado otro comentario que puse ayer. Gracias)”

 

Pues bien, centrándonos en el último inciso, el del Poder Judicial, de ptarse por este sistema de elección de jueces y magistrados, con formación específica en materia de Derecho Procesal en su caso a los jueces electos, es lo más probable que situaciones como la de la detención de Ignacio González, sólo por citar la última, no se habrían podido producir, pues ¿cómo iban a presentarse estos jueces a la reelección?
Propongo, pues una profunda reflexión sobre estos extremos a quienes tienen, por nuestro mandato, la función de elaborar las leyes.
Vale.
Peón Negro y Palmari.

Comentarios 1 comentario »

¡¡¡FELIZ NAVIDAD, PALMARIA!!!

Comentarios 9 comentarios »