Hemeroteca de la sección “Cultura”

Nuestra Bandera.

Bandera de España-Uso civil.

De un tiempo a esta parte han proliferado las muestras públicas de nuestra bandera, la única bandera nacional, pues siendo España una única nación no puede haber más enseñas nacionales. Son especialmente numerosas las que florecen en los balcones con ocasión de la participación de la selección nacional de fútbol en los distintos campeonatos internacionales, fundamentalmente de Europa y del Mundo, lo que es muy de agradecer.

También podemos ver nuestra enseña nacional en multitud de objetos, como pegatinas para el automóvil, etiquetado de precios, incuso en los logos de los vehículos oficiales de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, como Guardia Civil o Policía Nacional, lo que también es de agradecer.

Es sin embargo en este último punto donde encontramos más incorrecciones  a la hora de representar nuestra bandera, la bandera de España. Me explico.

Dispone el artículo 4 de nuestra Constitución (más bien Carta Otorgada al haber sido elaborada sin convocatoria de Cortes Constituyentes, como debería haberse hecho), lo siguiente:

Artículo 4

1. La bandera de España está formada por tres franjas horizontales, roja, amarilla y roja, siendo la amarilla de doble anchura que cada una de las rojas.

 Es una disposición breve, sencilla, sin complejidad alguna de interpretación, por lo que a la vista de lo que expondré a continuación muchos particulares, entidades, y lo que es peor, organismos públicos, entiendo que solamente leen su primer inciso, hasta la coma (,) anterior a la conjunción copulativa (y). Así suelen dibujar banderas española como ésta:

Pseudobandera

A simple vista se puede padecer confusión, pero cuando se ponen una junto a otra se aprecia la diferencia, como podemos apreciar en la siguiente imagen.

Bandera y Pseudobandera

El error, tan extendido, puede deberse a la repulsa de las actuales generaciones a lo que es la lectura en general y la lectura de temas históricos en especial. De haberse leído, y asimilado -pues el artículo 4 en el único apartado que debería tener es bien claro al respecto- la disposición que regula su uso en el siglo XVIII, la Ordenanza General de 28 de mayo de 1785, Tratado IV, Título I, esto no habría ocurrido. Dice esta disposición:

“Para evitar los inconvenientes y perjuicios que ha hecho ver la experiencia puede ocasionar la Bandera Nacional de que usa Mi Armada Naval y demás Embarcaciones Españolas, equivocándose a largas distancias ó con vientos calmosos con la de otras Naciones, he resuelto que en adelante usen mis Buques de guerra de Bandera dividida a lo largo en tres listas, de las cuales la alta y la baja sean encarnadas y del ancho cada una de la cuarta parte del total, y la de enmedio, amarilla, colocándose en ésta el Escudo de mis Reales Armas, reducido a los dos quarteles de Castilla y León, con la Corona Real encima; y el Gallardete en las mismas tres listas y el Escudo a lo largo, sobre Quadrado amarillo en la parte superior. Y que las demás Embarcaciones usen, sin Escudo, los mismo colores, debiendo ser la lista de enmedio amarilla y del ancho de la tercera parte de la bandera, y cada una de las partes dividida en dos partes iguales encarnada y amarilla alternativamente, todo con arreglo al adjunto diseño. No podrá usarse de otros Pavellones en los Mares del Norte por lo respectivo a Europa hasta el paralelo de Tenerife en el Océano, y en el Mediterráneo desde el primero de año de mil setecientos ochenta y seis; en la América Septentrional desde principio de julio siguiente; y en los demás Mares desde primero del año mil setecientos ochenta y siete. Tendréislo entendido para su cumplimiento.

Señalado de mano de S.M. En Aranjuez, a veinte y ocho de mayo de mil setecientos ochenta y cinco”

Ahí, en mi humilde opinión, es donde se encuentra la clave: en no considerar que el alas bandas rojas de los extremos son “del ancho cada una de la cuarta parte del total”.

esp-f-1785-buques guerra-plazas marítimas esp-f-1785-mm

En cuanto a la inserción del escudo en la bandera, también se contiene en esta disposición, aunque referido a la bandera para los navíos de la Marina Mercante , que al principio fue distinta, que ésta fuese “DE LOS MISMOS COLORES, SIN ESCUDO”.

Hoy por tanto, para el uso civil de la bandera, ésta sin escudos, como en la imagen de esta cabecera.

En consecuencia, parece que lo más correcto es que la bandera nacional, en su uso por autoridades, organismos e instituciones públicas, incorpore el ESCUDO QUE LO SEA DEL ESTADO EN CADA ÉPOCA.

Para el uso civil de la bandera, por el contrario, su uso más correcto es el de la bandera nacional SIN ESCUDO.

Son numerosos los ejemplos de incorrecta representación de nuestra bandera, como se puede apreciar en las imágenes siguientes.

Mosaico pseudobanderas.png

No supone ningún esfuerzo utilizar para el trazo de las bandas, al trazar la gualda central con un pincel de doble anchura en pixels que el pincel de las rojas,  o dar dos pinceladas de gualda, como vemos en este sencillo diseño.

Bandera pincel.png

Si es tan fácil, por qué ese empecinamiento en hacerlo mal, especialmente desde la propia Administración Central del Estado que debería velar por el exacto cumplimiento de las normas.

Hagámoslo bien, por favor.

Gracias.

Comentarios 77 comentarios »

Batalla de Lepanto.

La Batalla de Lepanto

En 1570, los turcos toman la isla de Chipre. Su sultán amenaza con intervenir en las Alpujarras, en apoyo de los rebeldes moriscos. Han llegado hasta las mismas puertas de Viena. La situación es insostenible. Si no se les hace frente de forma decidida, terminarán por adueñarse del Mediterráneo por el sur y del resto del territorio europeo por el norte, recuperando y ampliando los “limes” del Imperio Romano.

Ante esta situación se constituye la Liga Santa, integrada por España, los Estados Pontificios, las Repúblicas de Génova y Venecia, el Ducado de Saboya y la Soberana Orden de Malta, que se enfrentan a los turcos en el Golfo de Lepanto el 7 de octubre de 1571. Es la mayor concentración de buques de guerra que hasta entonces se había enfrentado en combate a una también numerosa y bien pertrechada flota otomana.

Don Juan de Austria

Don Juan de Austria, el joven Generalísimo que dirige la flota de la Liga, les dirige a los soldados la siguiente arenga:

“Hijos, a morir hemos venido, o a vencer si el cielo lo dispone. No deis ocasión para que el enemigo os pregunte con arrogancia impía ¿Dónde está vuestro Dios? Pelead en su santo nombre, porque muertos o victoriosos, habréis de alcanzar la inmortalidad”.

Tras esta arenga se aprestan al fiero combate frente al turco, que amenazaba extenderse por Europa. Es tal el efecto que no importó a los soldados padecer fiebre. Todos se aprestaron al combate, como un tal Miguel de Cervantes y Saavedra, secretario que fue del cardenal Julio Acquaviva, se incorporaron a sus puestos de combate.

Allí, un arcabuzazo de los turcos hirió a Miguel, que aunque conservó la mano, perdió ésta su funcionalidad, pasando a ser conocido como “El Manco de Lepanto”. Eso no le impediría escribir años más tarde una de las obras señeras de nuestra literatura, “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote De La Mancha” y describir esta batalla como

Miguel de Cervantes en Lepanto

“la más alta ocasión que vieron los siglos pasados, los presentes, ni esperan ver los venideros” Miguel de Cervantes y Saavedra

Tras la batalla, el poderío otomano entra en declive, del que tardará algún tiempo en salir, asegurándose la navegación comercial por el Mediterráneo, lo que sin embargo no impedirá que se produzcan actos de piratería, por parte tanto de turcos como de berberiscos, como los que llevarían al joven Miguel a dar con sus huesos en una mazmorra de Argel, como cautivo.

Hoy, 444 años después, ¿cuál es la situación?

Esa misma área geográfica vuelve a estar inmersa en un conflicto, ahora más facetado.

Fuerzas de la OTAN (¿Una organización dominada por la masonería puede ser la nueva Liga Santa?), de la que indebidamente forma parte Turquía, como acaba de ponerse de manifiesto en el conflicto sirio, están acantonadas en la zona, en torno a la base de Larnaka (Chipre). Enfrente, Rusia, que desde su base naval de Tartus en territorio de Siria, se enfrenta al nuevo Califato Terrorista Islámico, al que ha infligido ya en una semana (Después de dos años de continuos vuelos de drones norteamericanos, el CTI -al que se empeñan en llamar Estado Islámico o ISIS o DAES no había hecho sino extenderse por toda Siria e Irak, exterminando cristianos), serias derrotas, hasta el punto de que han abandonado esta organización terrorista musulmana no menos de 800 miembros, además de haberles cortado las vías de suministro de armas, víveres y dinero que a cambio de petróleo nutre al Califato.

Aunque ello suponga apoyar a Bassar El Assad, el legítimo presidente de Siria, frente a otras facciones rebeles armadas por occidente para imponer un nuevo mandatario, títere del Nuevo Orden Mundial que se gobierna desde las covachas de los Rothschild, los Rockefeller, el Club Bilderberg, la Trilateral y afines, rectores del NOM.

Por tierra, los turcos que fueron detenidos a las puertas de Viena han llegado hoy transmutados en afganos, sirios, pakistaníes, palestinos, berberiscos y otras etnias de religión musulmana, han llegado hasta la tumba de Hamlet en Dinamarca, hasta los mismísimos jardines de la reina Cristina de Suecia, hasta los Campos Elíseos, hasta Alexanderplatz, hasta Picadilly Circus y Hide Park, donde

Biobombas demográficas

sus biobombas demográficas, vestidas de yihab o burka, arrasarán a los europeos, con el apoyo de éstos, que acudieron exaltados a recibir las últimas oleadas invasoras a la estación de Munich con pancartas como la que culmina la cueva de la bruja Carmena en que se ha convertido el Palacio de Telecomunicaciones en la mismísima plaza de Cibeles.

– ¿Quién está interesado en nuestra destrucción como sociedad?

Delenda est Europa.

Quasimodo Wolfson

N.B.: Para ampliar sobre el alcance de la batalla en su época, hay enlaces en el título y en la foto superior.

Comentarios 198 comentarios »

EQUINOCCIO DE OTOÑO.

 

COMIENZO DEL NUEVO CURSO EN PALMARIA.

 

LECCIÓN MAGISTRAL DE APERTURA: “¡ESPAÑA Y LIBERTAD!”

 

A CARGO DE D. FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS.

 

Hoy, 23 de septiembre de 2015, equinoccio de otoño, fecha de tan anunciados cataclismos, queremos inaugurar solemnemente el nuevo curso en esta Llanura de Palmaria, trayendo a modo de lección magistral la intervención de D. Federico Jiménez Losantos, que concluyó con dos sonoros vivas a la Libertad y a España, principios inmutables de los miembros de esta fértil tierra donde florecen la amistad, la cultura, la dignidad, el heroísmo, la generosidad y el amor a España y a la libertad.

 

Sin más, pónganse cómodos y asistan a esta extraordinaria lección magistral.

 

Con todos ustedes, D. Federico Jiménez Losantos, en su intervención de ayer en el Ateneo de Madrid.

Gracias por asistir hasta el final.

Wolfson.


Comentarios 41 comentarios »