Hemeroteca del Autor

VCT

LA EDUCACIÓN DE LAS CACAS, UNA CACA DE EDUCACIÓN, por Niké-Asklepios

Desde hace unos 35 años, o casi, en esta España nuestra padecemos un sistema político de nuestra invención, llamado “el Estado de la Autonomías”, coloquialmente conocido en esta Llanura como CACAS. Tamaño engendro, que no tienen ni entienden en ningún otro sitio del mundo, lleva, en la práctica, que cada CACA acaba siendo un Estado dentro del Estado, con la duplicidad y el mastodóntico gasto que ello supone. Todo ello sin contar con las corruptelas, designaciones a dedo de puestos “de confianza”, y sonados fracasos que llevan a que el panorama político esté más y más enmarañado en todos los aspectos. Uno de estos aspectos es la Educación.

Jaime I

Rey Jaime I de Aragón

Semejante disparate llega al colmo cuando, como en Cataluña, hay una lengua propia distinta del castellano (lengua común de todos los españoles y un magnífico sistema vehicular para entendernos todos). Cuando esto ocurre, los políticos autonómicos se toman el idioma propio como algo sagrado y fundamental , montando a partir de dicha lengua propia todo un tinglado identitario que, según ellos, les diferencia del resto de España y, en la mayoría de los casos, les hace mejores que sus vecinos no catalanes, o no vascos, o no gallegos. Esta supina memez es el nacionalismo, por definición, racista y sectario hasta decir basta. Pero es que además, en su afán diferenciador, llegan a prohibir o por lo menos dificultar grandemente el aprendizaje y empleo del castellano, con lo cual, los niños catalanes son privados de la riqueza de aprender en pié de igualdad otra lengua que se habla en más de medio mundo (500 millones de personas) y de abrir sus mentes a otros esquemas mentales e intelectuales. Esto sin contar con el don de lenguas que se adquiere con dos idiomas a la vez cuando se aprende a hablar.

Alumnos de Educación Primaria

El resultado es que tenemos una educación sesgada, incompleta, inconexa y digna de los enanos mentales que produce. Si a esto se añade que no se premia el esfuerzo ni la excelencia, ni la iniciativa, que los estudiantes pueden pasar de curso con asignaturas suspendidas de cursos anteriores y que nadie les enseña a pensar ni a forjarse un criterio propio firme, algo básico para no dejarse manipular, el panorama es verdaderamente desolador: Analfabestias sin base intelectual, cultural ni moral de ningún tipo. Un inmenso erial en el que ya están sumergidas dos generaciones.

Y así nos va.

Niké- Asklepios

Comentarios 121 comentarios »


Ha saltado a la palestra informativa el futuro nombramiento del nuevo presidente de las Juventudes del PP, que en este caso parece que no va a ser presidente, sino presidenta. Sin entrar en las capacidades de mando y organización de esta señora, las cuales desconozco, no he podido evitar cierta desazón al leer algunas de sus opiniones.

 

Siempre había creído que el PP era defensor a ultranza de la vida, especialmente de la vida que empieza y que por su indefensión debería ser la más protegida de todas. Cuál no sería mi sorpresa al saber que dicha señora es defensora del aborto. Claro está que bajo ciertas “condiciones”, que paso a analizar a continuación.

 

En primer lugar, declara ser defensora del aborto “siempre que corra peligro la vida de la madre”. Por si no lo sabe aún, señora futura presidenta de las Juventudes PePerianas, este supuesto se ha convertido en excusa para que las embarazadas que no quieren al hijo que llevan en el vientre puedan asesinarle legalmente. Como médico puedo decirle que en contadísimas ocasiones la vida de la futura madre corre peligro real. Incluso embarazadas con cardiopatías graves han sobrellevado un embarazo en condiciones aceptables, y mucho mejor de lo que esperaban los propios médicos. Actualmente, la medicina (me refiero a la medicina de verdad, al Noble Arte de la Medicina, no a esas actuaciones pseudomédicas perpetradas, que no practicadas, por especímenes como el ¿doctor? Montes, al que me resisto a llamar médico), la Medicina, como decía, tiene medios más que sobrados para combatir la inmensa mayoría de dolencias padecidas por una embarazada, incluso en caso de embarazos complicados por patologías preexistentes. Así que por ahí NO TRAGO.

 

En cuanto a las complicaciones del propio parto, y sin tener en cuenta los avances de la actual Obstetricia, debo decirle que los Ginecólogos, con muy buen criterio, realizan una cesárea al mínimo síntoma de que el parto puede complicarse o perjudicar a la futura madre y/o a su hijo. Y en caso de graves enfermedades de fondo, incluso se programa la cesárea con el fin de reducir los riesgos al mínimo. Prueba de ello es el número de madres con patologías crónicas graves, incluso hipertensas, epilépticas, depresivas, con enfermedades cardiorrespiratorias o renales muy serias, que han dado a luz niños sanos, sin problemas y sin que su salud se haya visto afectada. Así que por ahí, TAMPOCO TRAGO.

 

¿Qué quedaba?… Ah, sí… Las malformaciones fetales… Verá usted, señora futura presidenta de las Juventudes PePerianas: La Naturaleza, que es más sabia y tiene más experiencia que usted y que yo, aborta espontáneamente a los embriones cuyas malformaciones son incompatibles con la vida. Por consiguiente no necesita que usted, ni nadie se abroguen el papelón de Dios o de asesinos de niños no nacidos. Lo hace perfectamente sin su ayuda.

 

Todos los demás niños, como seres humanos que son, tienen el derecho y la oportunidad de vivir que la Naturaleza les ha concedido y que todos les deberíamos conceder también. Ni usted ni nadie tiene derecho alguno a negárselos.

 

Ignoro si es usted creyente. Yo sí. Acaso por ello estoy acostumbrada a considerar la vida humana como un don de Dios. Pero mi rechazo frontal al aborto no se debe a motivos religiosos, sino a razones médicas : La Medicina no me ha dicho aún “de este momento del embarazo para atrás, el embrión no es un ser humano, y de aquí para adelante sí lo es”. Y no me lo ha dicho porque no puede. Desde el momento en que el óvulo es fecundado, tiene una CARGA GENÉTIGA HUMANA COMPLETA, pluripotencial y plenipotenciaria, es decir, ES UNA VIDA HUMANA CON TODAS LAS CONSECUENCIAS. Y sea como sea esa vida, merece respeto por sí misma… Y eso es lo que cualquier médico digno de ese nombre considera en cuanto a la vida humana, esté dicha vida donde esté.

 

Esto es lo que, según mi leal saber y entender, propugnaba su partido. Ignoro la causa de que haya cambiado de opinión, como no sea la voluntad de atraer a sus filas a la juventud progre y acomodaticia, quizás decepcionada por la corrupción, sectarismo y mal hacer del PSOE, que nos ha llevado a una situación insostenible. Pero ese cambio de opinión me duele y decepciona, por cuanto me reafirma en un hecho que me temía: Lo que más importa a su partido son las urnas, y ante ellas no hay convicción ni principio moral que valga. Es decir, son ustedes como el PSOE.

 

Los médicos que hemos hecho el Juramento Hipocrático (algunos quedamos) tenemos muy presentes diversas máximas del Noble Arte que nos acompaña de por vida: Una de ellas dice que no se debe dañar al feto en el vientre de su madre. La otra máxima importante se debe a Galeno, insigne médico romano, y podría considerarse la más sagrada de la Medicina: Primum non nocere, que, por si no sabe latín, se la traduzco: “Ante todo, no dañar”

 

Lástima grande que eso se haya olvidado respecto a los niños no nacidos. Así nos va.

 

 

Por NIKÉ-ASKLEPIO

Comentarios 115 comentarios »